Menu Close

Los activistas en contra de la propuesta “no se siente, no se acueste” llenaron la reunión del Consejo de la Ciudad-Condado para la justicia de la vivienda

Alrededor de 100 personas llenaron una reunión del comité del Consejo de la Ciudad-Condado de Indianápolis para demanar que los concejales rechacen una ordenanza propuesta llamada “No se siente, no se acueste.” La ordenanza habría penalizado el sentarse o acostarse en las aceras en el corazón del centro de Indianápolis de 6:00 a medianoche.

El autor de la ordenanza, Michael McQuillen, argumentó que esta ordenanza fue una medida necesaria para abordar los intereses de los residentes de Indianápolis. Sin embargo, en cuanto fue leída la propuesta, las pancartas que se estamparon con “¡No a la guerra contra los pobres, rechacen ‘Sit-Lie’!” y “La gente necesita hogares, no necesita multas” llenaron el aire.

McQuillen leyó una excusa preventiva para su propuesta, argumentando que las personas le hablaron sobre sus miedos de ir al centro. Esto fue recibido con risa por los residentes reunidos. McQuillen luego afirmó que de alguna manera esta ordenanza ayudaría las personas sin hogar, aunque no explicó cómo.

McQuillen afirmó que $250,000 destinados a la policía es otra manera que el gobierno de la ciudad está ayudando las personas sin hogar.

Las personas sin hogar testificaron sobre sus luchas para sobrevivir en un sistema capitalista, lejos de ayudarlos, los criminaliza y quitarlos de vista. Otros conectaron la lucha de las personas sin hogar a las luchas de las personas con discapacidad y las personas con enfermedades mentales.

Durante el período de comentarios públicos, unos pocos de los trajeados que identificaron ellos mismos como “proprietarios” y “socios jurídicos” elogiaron lo que llamaron la valentía de McQuillen. Argumentaron que ver los pobres en una miseria intensa es ofensivo y peligroso. Un trajeado dijo su secretarias múltiples tenían miedo por las personas en situación de mendicidad.

Organizadores de la Coalición ANSWER Indiana, la sección de Indianápolis de la Coalición ANSWER (que significa “Actúa ahora para acabar con la guerra y terminar el racismo”) condenaron la ordenanza como una acción de la lucha de clases realizaron en nombre de una clase inescrupulosa de billionarios.

Finalmente, después de una hora de testimonio abrumadoramente contra la ordenanza, la medida se envió a todo el Consejo de Ciudad-Condado con una recomendación de “no aprobar.” Esta probablemente señaliza el rechazo de la medida, ya que el consejo generalmente ratifica tales recomendaciones. Sin embargo, como muchos oradores dijeron, el desarrollo es más que simplemente rechazar las propuestas reaccionarias. Los representantes de la gente, como sostiene este comité, deberían apoderarse las muchas casas deshabitadas para alojar las personas sin hogar. Los fondos deberían asignarse para alojar a las personas sin hogar en lugar de ir a una agencia policial racista.

Lo que sucedió en la reunión fue una manifestación inspiradora de solidaridad y poder popular, y quizás fue un embrión de un movimiento nuevo y firme de justicia de vivienda en la ciudad. Debemos asegurarnos de que esta ordenanza sea rechazada en el Consejo de la Ciudad-Condado y continuar organizando para una verdadera justicia económica y social en Indianápolis.