Menu Close

¡”Sit-Lie” es una mentira! Desacreditando los engaños de McQuillen

Tras introduciendo Propuesta No 357 (2018), la ordenanza llamada “Sit-Lie” (no se siente, no se acueste), el consejal de la ciudad-condado Mike McQuillen y su amigotes pudientes han propagado varias mentiras sobre la ordenanza, su intención y por qué ellos lo quieren aprobado.

Varias de las mentiras más ofensivas han sido seleccionadas y desacreditadas por la Coalición ANSWER de Indiana.


Mentira: “Sit-Lie” es sobre la mendicidad—”Mendicidad y la falta de vivienda son problemas distintas.”

Fuente [EN]: “Michael McQuillen: La ciudad debe prohibir sentando y acostando en las aceras,” Indianapolis Business Journal, 28 de septiembre de 2018

Verdad: “Sit-Lie” se dirige a las personas en situación de calle

  • Según un estudio realizado por el Instituto de Política Pública de la Universidad de Indiana, 96% de las personas en situación de mendicidad en el centro de Indianápolis fueron sin hogar, y 86% de ellos gastaron el dinero ganado mientras mendigando para comprar comida. Los ataques contra las personas en situación de mendicidad son los ataques contra las personas en situación de calle.
  • La mendicidad ya está clasificada y regulada por la ley del estado (Código de Indiana 35-45-17), que prohíbe mendigando entre el amanecer y el atardecer—la restricción de McQuillen extendería esta restricción a entre 6:00 y medianoche, que aspira a prohibir la mendicidad durante las horas de luz.
  • Sin embargo, los tribunales han declarado que la mendicidad es una forma de la libertad de expresión (Reed v. Town of Gilbert, Arizona; Norton v. City of Springfield). La propuesta de McQuillen explícitamente excluye a cualquiera “que están participando en las actividades expresivas protegidas por la constitución que si no sería prohibido por las limitaciones descritas aquí dentro.” Por lo tanto, ¡los personas en situación de mendicidad están expresamente excluidos de la propuesta que es supuestamente para abordar la mendicidad!
  • Las personas en situación de calle no están excluidas de la ordenanza, excepto si los hospicios están llenos—ignorando el hecho de que 77% de las camas en los hospicios en Indianápolis son proporcionadas por organizaciones religiosas, lo que deja a las personas cuya fe (o falta de fe) es incompatible con esos hospicios con pocas opciones en esta ciudad, y ninguna exención de castigo bajo la ordenanza.

Mentira: “Sit-Lie es para la seguridad pública.”

Fuente [EN]: “Michael McQuillen: La ciudad debe prohibir sentando y acostando en las aceras,” Indianapolis Business Journal, 28 de septiembre de 2018

Verdad: Sit-Lie no hace nada para abordar la seguridad.

  • Las formas de llamada “mendicidad beligerante,” que incluyen seguir a una persona solicitada o usar de palabrotas, ya están prohibidas por la ley del estado (Código de Indiana 35-45-17-2), pero ningunas de estas problemas son más abordadas por Sit-Lie.
  • McQuillen culpa a las personas que mendigan o acuestan en las aceras por hacer peligroso el centro de la ciudad. La percepción de seguridad en el centro no puede ser culpada a las personas en situación de calle como un grupo.
  • Para atacar a las personas en situación de calle, McQuillen se refiere a datos de seis años de edad de 2012 para calificar el centro como “inseguro,” pero ignora una tendencia positiva en los datos recientes. Downtown Indy, Inc. realiza sondeos bienalmente sobre el “estado del centro.” Los números desde 2012 son:
  • A pesar de una caída brusca desde 2012 hasta 2016, solo ahora, mientras los números comienzan a recuperarse, McQuillen encuentra importante para decir de la boca para afuera sobre abordar la seguridad.
  • No se considera la seguridad de las personas en situación de calle. Mientras las temperaturas bajan, quedándose fuera y sin refugio vuelve cada vez más peligroso, pero Sit-Lie no hace nada para socorrer a las personas en situación de calle. La salud y la seguridad de los seres humanos no debe depender en sus estatus socioeconómicos.

Mentira: “Sit-Lie” es sobre “la vitalidad económica del centro.”

Fuente [EN]: “Editorial: La ciudad debe abordar las problemas de mendicidad y sinhogarismo en el centro,” Indianapolis Business Journal, 5 de octubre de 2018

Verdad: Sit-Lie es un intento por las compañías pudientes por echar a los pobres fuera de la vista.

  • El mismo reporte de Downtown Indy, Inc. dice que “el 61% de las compañías en el centro afirmaron que sus ventas en 2017 fueron más fuertes que en 2016” y que “el 64% de las mismas compañías predicen que sus ventas en 2018 serán más fuertes que 2017.” Si la “Sit-Lie” es tan necesria, ¿por qué las compañías están tan confiadas que sus ventas serán más fuertes este año?
  • La campaña de McQuillen se llevó $21,525 de las empresas y la élite rica en el distrito financiero Mile Square en 2017 y la primera parte de 2018, que totaliza más que el 40% de su contribuciones de campaña totales durante el mismo periodo. Este compara a solo $2,946.73 contribuyó por su votantes en el municipio de Lawrence.
  • La injusticia económica que crea sinhogarismo no es considerada. Hay aproximadamente 14,000 casas abandonadas o vacantes en el Condado de Marion, y desde 2014 ha habido menos de 2,000 personas en situación de calle durante cada cuentas del “punto en el tiempo” realizó por el Instituto de Política Pública de IU y la Coalición CHIP. Cada persona en situación de calle podría recibir cinco casas vacantes existentes y aún habría miles de casas vacantes restantes.
  • En lugar de actuar con audacia para acabar sinhogarismo en nuestra ciudad, McQuillen y su amigotes pudientes intentan demonizar a las personas en situación de calle para justificar su expulsión—no por terminando el sinhogarismo, sino por echandolos a otras partes de la ciudad, así que los empresarios no serán enfrentados por las realidades de la opresión creada por el sistema del que se benefician.
  • Si se aprueba, la ordenanza establecería una multa que sería impone contra la población más oprimida económicamente en nuestra ciudad. Si no pagado, la multa podría intensificar a la acusación, creando una ruta de las calles a prisión para las personas cuyas único crimen son no tienen a dónde recurrir.